Pobre…

¿Podría un común y corriente espectador de teatro decir algo sobre Shakespeare que todavía no se haya dicho? Difícil. Que es el dramaturgo cuyas obras son las mas representadas en toda la historia? Probablemente. Que las dos mas populares serían “Romeo y Julieta” y “Hamlet, Príncipe de Dinamarca”? Tal vez. Que la escena más conocida de “Hamlet” sea la del famoso monólogo del protagonista que comienza con “Ser o no ser.”? Quizás.
Entonces (si todo lo anterior fuese real), porqué en muchísimas ocasiones, al margen de las representaciones formales, aparezca alguno, simulando ser Hamlet, y largue la consabida frase, con una calavera en la mano?
Que me perdonen los conocedores de Shakespeare. Yo, sin serlo, quiero hacer un modesto aporte al conocimiento del bardo, y para ello quiero aquí dejar constancia de los siguientes hechos:
– Cuando Hamlet dice su monólogo tiene un libro en la mano.
– En otra escena, pasa por el cementerio, y el sepulturero, mostrándole una calavera, le dice que es la de Yorick, bufón del rey cuando Hamlet era niño. Hamlet, con la calavera en la mano, comienza otro monólogo con las palabras “Ah, pobre Yorick”.
En fin, tratemos de no ponernos solemnes, pero pareciera que cuanto mas “popular” llega a ser alguien, mas posibilidades tiene de ser tergiversado.